EL ACEITE DE OLIVA Y LA CULTURA MEDITERRÁNEA

 

Desde muy antiguo, el aceite de oliva se ha utilizado como alimento, también en medicina y en ceremonias religiosas. Aunque sus  propiedades cosméticas tampoco han pasado desapercibidas.

            Es difícil determinar dónde aparecio el árbol del olivo, aunque se cree que fué a orillas del mar Mediterráneo, hace más de 6000 años. Ya los egipcios utilizaban el aceite de oliva mezclado con esencias y hierbas arómaticas para dar masajes terapéuticos  y en el cuidado e hidratación de la piel y el cabello.

            Por todo ello la historia del olivo tradicionalmente ha estado ligada a las costumbres y a la historia de la cultura mediterránea.

LOS BENEFICIOS DEL ACEITE DE OLIVA VIRGEN EXTRA EN USOS COSMÉTICOS  

 

            La continúa exposición a un medio ambiente hostil donde continuamente nos encontramos polución, productos químicos, exposiciones solares, etc, han aumentado los problemas cutáneos, los dolores musculares y de las articulaciones.

 El aceite de oliva virgen extra es un elemento natural rico en vitaminas y antioxidantes que combinados de forma correcta y equilibrada en los productos de nuestro cuidado e higiene corporal diarios, ofrecen una acción relajante, suavizante, protectora e hidratante en nuestra piel y cabello.

Desde cosmeticaolivo, hemos recuperado parte de esta sabiduría tradicional en los usos del aceite de oliva virgen extra cosmetología. Por ello es el ingrediente estrella  y utilizado como base en todos nuestros productos cosméticos, desde jabones, cremas hidratantes, aceites corporales, etc.

Los aceites vegetales son muy necesarios para el equilibrio de nuestra piel, debido a su alto contenido en ácidos grasos que tienen una estructura análoga a la de los lípidos de la piel, por eso se pueden aplicar directamente sobre ella, favorecen la regeneración y el mantenimiento del tejido celular cutáneo. La epidermis lo absorbe rápida y fácilmente sin dejar sensación de grasa, no obstruyendo los poros y así la piel respira libremente

 Su alto contenido en ácidos grasos esenciales,( el ácido oleico representa más de dos tercios del contenido total del aceite de oliva),  ayuda a restaurar los niveles naturales de humedad de la piel y favorecen la conservación de la membrana celular.

Por su riqueza en vitaminas: A, D ,K y más vitamina E que cualquier otro aceite vegetal, es un poderoso antioxidante, que junto a polifenoles y ácido oleico, ayudan a combatir la formación de radicales libres, máximos responsables del envejecimiento celular.

Además de proteger la piel frente a factores ambientales externos, también le proporciona hidratación y mantiene la estructura de la dermis consiguiendo una mayor regeneración y firmeza.

Posee propiedades nutrientes, regeneradoras, suavizantes, relajantes,  tonificantes y cicatrizantes.